Primer Congreso Nacional de la Juventud Sindical

17 abril, 2011 at 6:10

Alrededor de 1000 jóvenes trabajadores llegaron el 14 de abril al complejo de Chapadmalal para pensar que rol le corresponde al Movimiento Obrero Organizado en la actualidad política Argentina para poder seguir profundizando la distribución de la riqueza.

Desde el mediodía las delegaciones de más de 50 organizaciones gremiales y de 14 provincias iban llegando a Chapadmalal y acreditándose, uno a uno, para poder retirar el material de lectura que iba a servir de disparador en el trabajo en comisiones. En la carpeta se encontraban los programas de La Falda y Huerta Grande, el documento del 1 de mayo de 1968 de la CGT de los argentinos, los 26 puntos elaborados por la CGT de Ubaldini y el último documento de discusión interna de la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista. También se mezclaban entre los delegados gremiales, los compañero de otras organizaciones sociales que invitados en forma especial, estaban ahí para dar su visión acerca del rol del Movimiento Obrero. Su presencia no era un dato menor, sino que fue fruto de una serie de reuniones previas, fruto de la voluntad política de reafirmar la unidad de todos los integrantes del proyecto nacional y popular, como se venia demostrando en la marcha del 24 de marzo, en la que la JS marcho junto a la JP Evita. La unidad solo puede ser producto del debate y del intercambio, por eso era necesario que los compañeros estén presentes.

Ya con la puesta del sol, los compañeros comenzaron a acercarse al teatro del hotel 8 del complejo turístico, para dar el comienzo formal al Congreso Nacional de la Juventud Sindical. Federico Sánchez, del SUTPA, abrió el congreso mientras Facundo Moyano sentado en primera fila, observaba la mesa integrada por lo compañeros que hace poco más de un año se pusieron al hombro la responsabilidad de darle vida a esta JS. Abajo estaba la respuesta a ese trabajo. En formas reiteradas los oradores hacían silencio, porque la alegría de abajo se expresaba en bombos, canciones y banderas en forma estruendosa. Federico Sánchez fue claro en su lectura de la actualidad: la oposición al gobierno de Cristina que representa a los privilegios de unos pocos, ha fracasado sistemáticamente en la construcción de un candidato. Por eso, sabiéndose derrotados en el 2011 intentan agudizar contradicciones secundarias, del presente y del pasado, para que lleguemos lo más fracturados posible al 2015. Por eso hay que llenar las urnas de votos de Cristina en octubre. Hernán Escudero de SADOP se refirió a aspectos metodológicos del congreso y a las razones del mismo. “Nosotros queremos discutir el proyecto incluso en momentos electorales y no solo reducir nuestra política a estar atentos a las encuestas, porque la forma de fortalecer el proyecto que hoy conduce Cristina, es trabajando la unidad de concepción para encontrarnos juntos en la profundización del modelo”. Por último habló Juan Carlos Schmidt, secretario general de Dragado y Balizamiento. “Los trabajadores tenemos la obligación de hacernos cargo de nuestra historia. Mucho dolor hay en los miles de hombres que dieron su vida por la construcción de una patria para todos, pero también mucha generosidad. Solo nos vamos a justificar en la sangre de nuestros muertos logrando la felicidad de nuestro pueblo. Esa es la responsabilidad que nuestro momento histórico nos arroja en la cara, tenemos que construir una nación sobre el cimiento de la clase trabajadora. Los jóvenes trabajadores deben ser los jueces del pasado, los constructores del presente y los asaltantes del futuro”. Así terminaba el primer día.

Ya a las 8 de la mañana los compañeros comenzaron a bajar de sus cuartos al comedor para desayunar y prepararse. Después de desayunar, se formaron 4 comisiones que a partir de la exposición de Horacio Ghilini, Julio Piumato y Juan Carlos Schmidt, integrantes del Consejo Directivo de nuestra CGT, se refirieron al rol del Movimiento Obrero en nuestra historia y al significado de lo que implica “pasar de ser columna vertebral a ser la cabeza de un proceso en el marco de La Hora de los Trabajadores”.

Personalmente me toco participar de la exposición de Horacio Ghilini quien se explayó sobre aspectos doctrinarios del peronismo: “en el contexto actual donde el enemigo esta intentando generar divisiones a partir de cuestiones accesorias, tenemos que diferencias lo estratégico de lo táctico. Porque siempre vamos a tener diferencias desde lo táctico respecto de cómo llegar a nuestro objetivo de una patria con justicia social. Pero esas diferentes concepciones acerca de los caminos que nos conducen a un mismo destino, no pueden pasar a primer plano, porque ahí es cuando los intereses de una minoría privilegiada logran fracturarnos, para que seamos derrotados en la acción política y en los objetivos circunstanciales, postergando el ideal de una patria Justa, Libre y Soberana”. Después se formaron subcomisiones de no más de 40 compañeros para favorecer la participación de todos. El intercambio entre las distintas realidades regionales y con la riqueza de que se encuentren compañeros con historias de militancia en los movimientos sociales, fueron encontrándonos no solo en cuestiones teóricas, sino también en las problemáticas que cada uno encuentra en nuestros barrios y lugares de trabajo.
El almuerzo nos encontró llenos de alegría y de fuerza. Cada vez que el comedor se llenaba, quizás acostumbrados a encontrarnos en movilizaciones, nuestras consignas hechas canciones se continuaban una a una, para terminar siempre en la marcha peronista mientras algunos agitaban banderas, otros se paraban sobre las sillas y los mozos del lugar repartían los platos. Siempre mencionando a Hugo, recordando a Néstor y pidiendo la reelección de nuestra presidenta.

Por la tarde se repitió el mismo esquema, pero poniendo el énfasis en la justicia social, la soberanía política, la independencia económica y la unidad latinoamericana. Mientras nos acercábamos a la noche, comenzaron a llegar muchos secretarios generales que también venían a decir presente en este congreso y a expresar su apoyo a la JS. Cuando Hugo Moyano llegó a Chapadmalal el teatro estaba colmado de compañeros. El escenario se dividía en dos. Sentados los compañero secretarios generales, detrás los representantes de la JS. La mesa de expositores estaba compuesta por Héctor Recalde, Julio Piumato, Omar Viviani, Juan Manuel Abal Medina, Hugo Moyano, Facundo Moyano y Omar Plaini. Sin duda la presencia de Juan Manuel Abal Medina era un dato significativo. Un hombre joven de estrecha colaboración con nuestra presidenta, compartía la mesa con esos dirigentes gremiales que hace más 15 años se había dispuesto a salir a la calle para enfrentar al menemismo. Alguno dijo que solo faltaba el “Bocha” Palacios.

Entre otros expositores, el Tano Viviani dijo estar orgulloso de encontrarse acompañado de tantos jóvenes y recordó que el primer mártir del peronismo,acribillado el mismo 17 de octubre del 45 cuando se desconcentraba de la Plaza de Mayo, fue nada menos que un joven trabajador del barrio de Mataderos de tan solo 17 años: Darwin Pasapontti

Facundo Moyano fue claro y profundo en sus conceptos y se refirió a la importancia de las jornadas de trabajo llevadas a cabo en Chapadmalal. Los jóvenes trabajadores tenemos que ponernos a la altura de la circunstancia porque tenemos una oportunidad histórica quizás inédita en nuestro país. Tenemos una CGT a la altura de los históricos programas del Movimiento Obrero Argentino que se proyecta hacía la participación política con la CNSP, porque sabe de la importancia de la injerencia de los trabajadores en la discusión acerca del modelo de país que garantice la justicia social y que sea capaz de conducir los destinos de todos los argentinos. Ese es el desafío que debemos asumir con compromiso y convicción.

Una muestra de la madurez de esta juventud es la participación en este encuentro de las juventudes de otras organizaciones, Facundo agradeció en forma particular que hayan asistido en representación de aquellos trabajadores que no se encuentra dentro del mercado formal de trabajo o en el seno de otros sectores. Porque esta claro que solo con el aporte de los trabajadores no alcanza y en ese sentido recordó las palabras de Rodolfo Walsh: “El campo del intelectual es por definición la conciencia. Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante y el que comprendiendo no actúa tendrá un lugar en la antología del llanto pero no en la historia viva de su tierra.” Por eso debemos saber construir el desafío de una patria entre todos, pero siendo conscientes de que la garantía de esto es el protagonismo de la clase trabajadora. Sobre todo en el marco de un gobierno, que como dijo nuestra presidenta en el acto de las Juventudes políticas en el Luna Park, ha colocado a los trabajadores como el protagonista de este modelo. Por eso en octubre la inmensa mayoría de nuestro pueblo va a votar la continuidad de este gobierno. Por eso también el 29 de abril va a explotar de gente la avenida 9 de julio para demostrarle a nuestra conductora el apoyo de los trabajadores y su lealtad a este gobierno.

Abal Medina se refirió a la importancia de los logros de este gobierno y a de que manera le había devuelto a la sociedad en general y a los jóvenes en particular, la confianza en la política como herramienta de cambio. Es fundamental que aquellos que venimos de una misma tradición histórica de resistencia al menemismo, y en esto dijo estar orgulloso de encontrarse acompañando por quienes compartían con él el palco, y vemos claro cual es el enemigo podamos sentarnos a debatir en ámbitos como el Congreso para fortalecer el armado político de nuestro gobierno y tener la fuerza suficiente para profundizar. Néstor probablemente nos estaría mirando orgulloso y confiado del trabajo realizado para lograr el país que el soñó y cuya utopía nos heredó.

Para finalizar Hugo Moyano se hizo cargo del uso de la palabra. En un discurso que pareció una clase magistral nos habló de la historia de nuestro movimiento obrero. Comenzó diciendo que las incipientes organizaciones gremiales de principios de siglo, conformadas por anarquistas y socialistas, intentaron poner un freno a la explotación en una lucha desigual de la que se fueron logrando algunas conquistas puntuales. En 1930 la Confederación General de Trabajo nacía consciente de la necesidad de dar un salto cualitativo en términos de organización y así llegó al 17 de octubre del 45, cuando el pueblo trabajador salió a la calle a reclamar la libertad de su líder. Perón le dio a la clase trabajadora argentinas las herramientas necesarias para que comprenda la necesidad de su participación política en forma organizada, pero la conciencia nacional de los trabajadores ya se encontraba en ellos muchos antes del 17 de octubre. Recordando esa fecha nos contó a todos la sorpresa que causó en Leopoldo Marechal la llegada a la plaza de miles y miles de hombres que de rostros curtidos pero alegres, ingresaban a la plaza al grito de “yo te daré, te daré una cosa, te daré patria hermosa/ una cosa que empieza con P, Perón”. Por eso el peronismo es un movimiento que primero entra por el corazón y luego por la cabeza. Por eso es invencible. Después citó también a Hugo del Carril, que a la hora de definir lo que es el peronismo para los trabajadores solía decir que solo había un peronista más peronista que él, y ese era Perón. “Después de Perón el más peronista soy yo”. Por eso en otras épocas a los trabajadores nos han robado el partido, dejando de lado que somos la esencia del movimiento. Pero por más de que lo intenten jamás van a lograr hacernos a un lado, porque mientras más hagan por combatirnos, más peronistas saldrán desde la historia de nuestro pueblo para de una vez por todas conquistemos la Justicia Social, que no es otra cosa que la felicidad de nuestro pueblo.