La Juventud Sindical junto a Hugo Chávez y el pueblo venezolano

7 octubre, 2012 at 0:06

Mañana la Revolución Bolivariana se pondrá a consideración democrática del pueblo venezolano. Decidirán si continúan el proceso inaugurado en 1998 por el Comandante Hugo Chávez, que marcó una etapa sin precedentes signada por una profunda participación de las masas. Los venezolanos eligieron a Chávez no como un caudillo mesiánico sino como el legítimo conductor del esfuerzo del pueblo por asumir su propio destino.

Durante 14 años la Revolución Bolivariana ha llevado a cabo un proceso de liberación nacional, con fuerte presencia del Estado y avance de los sectores populares. Ha generado cambios estructurales en su país, impulsados gracias a una amplia participación de los trabajadores, enfrentando a la oligarquía exportadora caraqueña y a las corporaciones petroleras multinacionales. El 11 de abril del 2002 los grupos de poder locales, a través de los medios hegemónicos y con el apoyo de Estados Unidos y varias potencias europeas, realizan un golpe de estado que luego fracasaría debido a la inmensa movilización popular que rescató a su líder, como 57 años antes había ocurrido en nuestro país con el General Perón.

La victoria del presidente Chávez permitirá seguir consolidando la integración latinoamericana, fortalecer la alianza de los países de la región, que debe ser indudablemente una alianza de los pueblos. De esta forma el sueño de Bolívar, de San Martín, de Belgrano, de Martí y del General Perón, entre otros, estará más cada vez más cerca y Latinoamérica continuará forjando el camino de la autodeterminación, constituyéndonos en países cada vez más soberanos frente a la voracidad de las potencias mundiales.

Respetamos y acompañamos el proceso político, económico, social y cultural emprendido por la hermana República Bolivariana de Venezuela junto a su líder Hugo Chávez, no como ejemplo a imitar o faro que nos encandile, sino como una experiencia particular concatenada con las luchas por la liberación nacional de todos los pueblos de Nuestra América que indefectiblemente convergerán en la Patria Grande.

“El año dos mil nos encontrará unidos o dominados. La mayor lucha de este mundo superpoblado y superindustrializado será por la comida y la materia prima. El mejor destino futuro estará en manos de los que tengan la mayor reserva de ambas. Pero la Historia prueba que, cuando los ‘grandes’ han necesitado ambas cosas, las han tomado de donde existían, por las buenas o por las malas. Nosotros, los latinoamericanos, disponemos de las mayores reservas porque nuestros países están todavía vírgenes en la explotación, pero también por eso el futuro se nos presenta más amenazador. Si no nos unimos para constituir una comunidad que nos ponga a cubierto de semejante amenaza, el futuro ha de hacernos pagar caro tal desaprensión, porque los pueblos que no quieren luchar por su libertad, merecen la esclavitud”. Juan Domingo Perón.