La CGT en Diputados criticó la “Ley De Mendiguren” de ART

17 octubre, 2012 at 15:26

El líder de la Confederación General del Trabajo, Hugo Moyano, junto al Consejo Directivo concurrió ayer a una reunión conjunta de las comisiones de legislación del trabajo, legislación general y presupuesto, donde estuvo presente nuestro referente y diputado nacional, Facundo Moyano. La intención era debatir y exponer las razones que llevan a esta CGT a no acompañar el proyecto de ley que impulsó el Gobierno Nacional para modificar el régimen de las Aseguradoras de Riesgo del Trabajo (ART).

La “Ley De Mendiguren”, como se la denomina a esta iniciativa del Ejecutivo Nacional, establece que no exista más la “doble vía”, es decir la posibilidad que tenía el trabajador de cobrar el seguro de la ART por la vía administrativa y luego dirigirse a la justicia, con el argumento de que esto estimula la “industria del juicio”. Cuando en realidad el problema es que las Aseguradoras no gastan lo que corresponden en las indemnizaciones. En ese sentido habría que recordar que el principal problema con los accidentes de trabajo no es ni el monto de las indemnizaciones, ni la cantidad de juicios llevados a cabo; sino justamente el incentivo a la prevención de los accidentes de trabajo. Y este proyecto en ningún momento pone el acento en la prevención de los riesgos que el trabajador tiene cuando desempeña su tarea, sino que tiene el mismo espíritu que la Ley que en los 90 creó el régimen de las aseguradoras. Este proyecto plantea que el trabajador debe “optar”, de forma excluyente, por la indemnización que ofrece la ART en los 15 días posteriores al accidente, o el juicio contra la empresa en la que el trabajador estaba realizando su tarea. De esta forma llevan al mismo a optar entre lo urgente y lo justo, desentendiendo a los empresarios de la responsabilidad sobre las condiciones de seguridad, con el solo pago de un canon a la ART.

Frente a los diputados presentes en el anexo de la Cámara Baja, Hugo Moyano afirmó: “Estuvimos cuatro años debatiendo el tema de las ART y donde más énfasis poníamos era en la prevención y la ‘doble vía”. A continuación le dio la palabra al Secretario de Derechos Humanos de la CGT, Julio Piumato, quien se refirió a la dificultad de encarar un debate en donde todo se encontraba definido de antemano: “Acá corre el principio de la Obediencia Debida”, enfatizó. “Yo quiero saber por qué una ley que tiene que ver con el derecho a la protección a la vida de los trabajadores, no merece tener la participación y la discusión democrática que han tenido otros proyectos” aseguró.

“Nosotros respetamos siempre las instituciones, porque cuando caen las instituciones los principales perjudicados son los trabajadores”, sostuvo Piumato, al tiempo que advirtió que “lo que no estamos dispuestos a soportar es la falta de respeto a los trabajadores argentinos con la metodología que se ha hecho para el tratamiento de esta ley”.

El Consejo Directivo de la CGT resolvió entonces retirarse de la reunión convocada. Hugo Moyano subrayó que “estamos cansados del circo” y consideró que “es lamentable lo que ha pasado, una vergüenza”. En ese sentido se preguntó: “¿Invitarnos, para qué? ¿Para decirnos que está todo cocinado?”. Y concluyó antes de retirarse: “Ésta no es una falta de respeto a la conducción de la CGT, esta es una falta de respeto a los trabajadores y la historia los va a juzgar”.

Este proyecto de ley tiene el mismo espíritu mercantilista que las reformas llevadas a cabo en materia laboral en todos los años ’90. No busca aumentar la prevención sino que está hecha a medida de los empresarios para evitarles responsabilidad. Se observa de parte del oficialismo, una percepción de la vía judicial como un afán de lucro del trabajador, en lugar de entender que esto es producto de la búsqueda de justicia. Por eso busca la eliminación de la “doble vía” mediante el solo ofrecimiento de la indemnización de la ART, con el agravante de que todos sabemos lo que implica para el trabajador la urgencia del dinero, aún a pesar de resignar lo justo frente a lo urgente.

El camino hacia la búsqueda en la baja de la litigiosidad es otorgar mayores atribuciones a los trabajadores y no quitarles a éstos herramientas de protección contempladas en nuestra Carta Magna y que fueron ratificados en el 2004 por la Corte Suprema de Justicia, como si la víctima fuese el victimario. En lugar de ver la problemática en la falta de respuesta del Estado y de los empresarios a la hora de responsabilizarse por los accidentes de trabajo, estamos culpando al trabajador de haberse accidentado.

Por eso la “Ley De Mendiguren” es flexibilizadora e inconstitucional. Pero la prueba más contundente de que este proyecto impulsado por el Ejecutivo Nacional hace de la protección del victimario es que saca del fuero laboral la posibilidad del trabajador de considerar insuficiente la indemnización de la ART, llevándolo al fuero civil e incluso haciendo recomendaciones procesales a los tribunales provinciales. Ningún legislador, sea del bloque que sea, que diga defender los derechos de los trabajadores, puede votar este proyecto. Por ello sorprenden algunas posiciones de representantes sindicales con respecto al proyecto de ley de ART. Asimismo ninguna Central Obrera, oficialista u opositora, puede defender este proyecto de la UIA. Si lo hace, la historia los juzgará.

Si bien no se avanzó todo lo que los trabajadores necesitan en materia de legislación laboral, hasta el momento nunca se había ido en contra de sus intereses, lo cual marca un precedente. En este sentido, antes que sancionar la “Ley De Mendiguren”, habría que regular la tercerización para evitar la precarización laboral y que se continúe con una herramienta de explotación establecida por la última dictadura cívico-militar.