“Hoy cualquiera es oficialista con el 54%”, afirmó Hugo Moyano

15 diciembre, 2011 at 21:14

El jueves 15 de diciembre los trabajadores del Sindicato de Camioneros festejaron su día con una multitudinaria asamblea en el estadio de Huracán al que concurrieron alrededor de 80.000 trabajadores que ovacionaron a Hugo Moyano, único orador del acto, quien exigió que “la crisis la paguen los que se enriquecieron con este modelo, los empresarios, los banqueros, no los trabajadores”, reclamó al Estado nacional los fondos de las obras sociales, aseguró que “los trabajadores no chantajean ni extorsionan, sólo reclaman lo que legítimamente les corresponde”, pidió que se elimine “el impuesto al trabajo” y sostuvo que “hoy cualquiera es oficialista con el 54%, pero ¿dónde estaban cuando las papas quemaban?”. Asimismo afirmó que “el mejor gobierno de la historia, el que nos dio dignidad, fue el de Perón, que no los confundan”.

En el escenario junto a Hugo se ubicaron el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano; nuestro secretario general y flamante diputado nacional por el FpV, Facundo Moyano; el secretario general de Taxistas, Omar Viviani; el secretario general de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid; el secretario general de Judiciales, Julio Piumato; el secretario general de Canillitas, Omar Plaini. Como así también toda la conducción nacional de Camioneros, el historiador y referente de la Corriente Política E.S. Discépolo, Norberto Galasso, y la diputada nacional Silvia Vázquez.

El acto se inició con las estrofas del himno nacional al que los miles de trabajadores reunidos en las tribunas y el campo del estadio, corearon a viva voz y finalizaron al grito de ¡Argentina, Argentina! Seguidamente, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, comenzó su discurso anunciando a los miles de concurrentes su decisión personal de renunciar a la presidencia interina del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires y a la Vicepresidencia del Concejo Nacional del Partido Justicialista ya que, según sus palabras, “han dejado de tener trascendencia política, ya que son un instrumento que el poder político maneja a su antojo”. Calificó al Partido Justicialista como una “cáscara vacía” por su falta de peronismo. “Renuncio a los cargos pero no a lucha”, sostuvo parafraseando a la compañera Evita. A continuación, hizo un llamado a “reconstruir el peronismo ya que la esencia del movimiento son los trabajadores organizados y como base de esta sociedad no vamos a renunciar a ello”.

“Los trabajadores no chantajean ni extorsionan, sólo reclaman lo que legítimamente les corresponde”, subrayó el máximo representante de los intereses de los trabajadores, y recordó que “del 54% de los votos que obtuvo la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el 50% son votos que corresponden a los trabajadores, que desde el 2003 a la fecha, han acompañado a Néstor Kirchner primero y a Cristina ahora, sobre todo en los momentos difíciles en los que el pueblo trabajador siempre estuvo acompañando al Gobierno”. “Hoy cualquiera es oficialista con el 54%, pero ¿dónde estaban cuando las papas quemaban?”, preguntó el líder de la CGT frente a los miles que cantaban a pesar de la lluvia.

También recordó que “cuando en el país las cosas estaban mal como durante el conflicto con la 125, fueron los trabajadores los que bancaron el Gobierno” como por ejemplo “cuando le solicitaron a Camioneros veinticinco choferes que las tuvieran bien puestas para trasladar ganado de Azul (provincia de Buenos Aires) a Coto cuando las rutas estaban cortadas”. También mencionó a los camioneros que estuvieron días y días en Ceibas, impidiendo que se siguieran cortando rutas.

En ese sentido remarcó, cosa que nadie que tenga un poco de memoria histórica puede negar, que “siempre he sido coherente” y que esa coherencia se expresa en la defensa de todos los trabajadores.

Seguidamente, se refirió a los porcentajes de las próximas paritarias indicando que si existe una señal de los empresarios para frenar el aumento de precios y si el Gobierno elimina el “impuesto al trabajo”, refiriéndose a la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias, podrían sentarse a conversar para llegar a un acuerdo. Asimismo, también hizo hincapié en la necesidad de universalizar el salario familiar ya que esto, indicó, es discriminar a los trabajadores con hijos que no lo cobran, si realmente queremos hablar de un reparto equitativo de la riqueza. “Que la crisis la paguen los que se enriquecieron con este modelo, los empresarios, los banqueros, no los trabajadores”, exigió.


Luego reclamó los fondos de las obras sociales sindicales que adeuda el estado nacional “porque ese es el dinero de los trabajadores”. En tanto que recordó que el compañero Néstor Kirchner, a principios del 2004, le había dicho que iba a apoyar a las obras sociales sindicales para fortalecerlas; y esto sucedió hasta el 2008 período en el cual las obras sociales crecieron al ritmo de la economía. Fue entonces a partir de una denuncia del Ministerio de Salud de la Nación, expresó, que, sin que se haya comprobado hasta el momento nada de lo denunciado, se echó un manto de sospecha sobre toda la dirigencia gremial. Puntualizó además que a partir de entonces no se distribuyeron más fondos a las obras sociales correspondientes a los medicamentos oncológicos y para el HIV, lo cual hace que la situación económica de las mismas sea complicada con una deuda que asciende a aproximadamente 15.000 millones de pesos. En este sentido hizo un reclamo firme y contundente al Gobierno Nacional para saldar la deuda, porque no sólo peligra la continuidad de las obras sociales sino también el sistema de salud que ampara a los trabajadores.

Finalmente, el líder de los trabajadores aseguró que “el mejor gobierno de la historia, el que le dio la dignidad a los trabajadores, tuvo de presidente a Juan Domingo Perón. No hubo otro gobierno mejor, que no los confundan”, planteó, al tiempo que afirmó que “Perón nos dio la dignidad y logró que tengamos conciencia de que tenemos que ocupar un lugar protagónico en la sociedad. Nosotros, que somos fieles intérpretes de Perón y Eva, decimos que vamos a seguir luchando para que se instale la justicia social”.

Bajo una lluvia torrencial, fuegos de artificio y cánticos que vivaban a Hugo Moyano, los trabajadores ovacionaron el discurso de su máximo dirigente y con inmensa alegría vibraron bajo la lluvia hasta que finalmente desconcentraron en paz y ordenadamente.

[flagallery gid=32 name=”Gallery”]