Democracia Sindical: un debate fundamental

11 septiembre, 2013 at 15:55

Bae

Compartimos este artículo publicado hoy en el diario BAE sobre un debate fundamental que los trabajadores argentinos debemos emprender. La Juventud Sindical ha tomado esta bandera desde un inicio. Es necesario generar una mayor democratización de las organizaciones gremiales sin debilitar el Modelo Sindical Argentino.

Moyano propicia modificar estatutos de los sindicatos para una mayor renovación

Busca anticiparse a la avanzada de la Corte sobre los gremios

Luis Autalán

El líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, consolidó su decisión para jugar con cartas propias la mentada “democratización sindical” y anticiparse al temido “avance” de la Corte Suprema sobre los gremios.

El camionero avaló un proyecto que presentará su hijo Facundo, diputado nacional, que apunta a poner límite a la reelección indefinida de los popes, entre otros ítems. Fuentes de la central de Azopardo le comentaron a BAE Negocios que el eje de la iniciativa parlamentaria hace foco “primordialmente” en la modificación de los estatutos de las organizaciones sindicales que en su mayoría “cercenan” la posibilidad de que se conformen nuevas agrupaciones que disputen el poder en cada gremio.

Los años transcurridos desde la creación de los estatutos sindicales y la “falta de vocación” para realizar alguna modificación parecen haber detonado una decisión de cambio sobre esas dispocisiones.

Los voceros dieron el ejemplo de los sindicatos ferroviarios donde los estatutos transforman en utopía cualquier alternativa de disputa de poder a la conducción central. Al mismo tiempo recalcaron que “no propiciamos alterar el espíritu de la norma vigente sobre asociaciones sindicales”, en referencia a la ley 23.551.

Otro de los escollos que buscan modificar, según remarcaron esos mismos voceros está en la presentación obligatoria de listas de candidatos en todas las seccionales de un gremio para poder aspirar a la conducción nacional. Desde ese plano marcaron con ironía la hipótesis de que algunos gremios deberían contar entonces con tantos trabajadores como candidatos para poder aspirar a asumir el control de la organización.

La nómina de los cambios a implementar es amplia, aseguran desde la central de Azopardo y se trata de un debate que ya se brindó puertas adentro.

“Acá no hay alternativa de electoralismo/ oportunismo o todas esas cuestiones con las que se nos corre por izquierda”, dijo un sindicalista afín al Camionero a este medio. Otros miembros de esa central también destacaron que Moyano viene pensando desde hace tiempo en cuestiones como la renovación generacional y la “promoción” de nuevos dirigentes. Recalcan allí a la Juventud Sindical que lidera su hijo Facundo.

Semanas atrás la CGT Caló, y con menos decibeles la CGT Azul y Blanca que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, se pronunciaron tras el fallo de la Corte que avaló una vez más la conformación de nuevas organizaciones sindicales. Allí Moyano había deslizado -para sorpresa de otros dirigentes de su entorno- que correspondería revisar la cuestión de los mandatos en los gremios e hizo hincapié en el recambio generacional.

Al mismo tiempo la mayoría de los dirigentes que integran las tres CGT coincidían en que la “avanzada judicial” tiene bajo la mira a la ley de Asociaciones Sindicales. Con las luces de alarma encendidas, hubo pronunciamientos fuertes en contra del máximo tribunal. Caló fue terminante para considerar que “la Corte quiere atomizar al movimiento obrero. No puede ser que cualquier chicipío, juntando tres o cuatro compañeros tenga un sindicato”. El diputado Héctor Recalde (Fpv) le dijo a este diario que “los mejores jueces de los dirigentes sindicales son los propios trabajadores” y recomendó a la Corte apreciar “la totalidad” del universo sindical, en espíritu, historia y presente a la hora de considerar cualquier decisión.

Desde el Ejecutivo, al mismo tiempo, no faltaron los funcionarios que recordaron “había compañeros equivocados, pensaron que el Gobierno buscaría avanzar contra el modelo sindical y en realidad debían temer al Poder Judicial”. Otros voceros del Gobierno analizaron que con una tónica naif el máximo tribunal ve con buenos ojos la conformación de nuevos gremios y de allí que se aprecien los fallos que enervaron los ánimos de los sindicalistas más tradicionales.

Hasta quienes plantean la necesidad de “trasvasamiento generacional” y alientan la creciente actividad de las juventudes sindicales (de Azopardo y de Caló) consideraron que el fallo de la Corte es “preocupante”.