Comenzamos la campaña para juntar firmas “Asignación Familiar por Hijo para Todos”.

20 septiembre, 2012 at 18:17

Celebramos el aumento a la Asignación Universal por Hijo que ha pasado de $270 a $340 anunciado por la Presidenta de la Nación. Asimismo somos conscientes de que quienes cobran la AUH son los hijos de aquellos trabajadores que se encuentran desocupados o en una situación de empleo informal, privados de su derecho a un trabajo digno.

Producto de esta medida que tomó el gobierno y que se reflejó en la mejora de los niveles de escolaridad y de vacunación de los más chicos, suele haber muchas confusiones respecto de la Asignación Familiar. La AF está destinada a los trabajadores en relación de dependencia y, como la escolaridad, es una forma de que el Estado proteja la niñez en las familias de trabajadores. Debido a la falta de reglamentación para su actualización, este derecho -que llegó a todos los trabajadores formales durante el tercer gobierno de Perón- ha perdido su relevancia y tiende a licuarse cada vez más debido al aumento de precios. Como consecuencia de esto se desvirtúa el origen de este derecho adquirido basado en la solidaridad, la justicia, la educación y la defensa de la niñez, que comenzó a ser ajustado por topes a partir de 1996. La profundización de esta problemática llevó a que el año pasado la CGT en el marco de la discusión del Salario Mínimo, Vital y Móvil aceptara el aumento de un 25% con el compromiso asumido de parte del gobierno de que se discutiría la suba de las asignaciones familiares, ya que éstas tendrían mayor impacto en los salarios más bajos.

Sin embargo esa suma fue aumentada por decreto en tan solo un 8% dejando cada vez a más niños sin la Asignación Familiar correspondiente. Este año debido al reclamo constante de la CGT hemos podido instalar en la agenda pública este tema y hoy forma parte del debate de todos los argentinos. En ese sentido y viendo que con esto no ha sido suficiente, hemos decidido profundizar este camino y llevar adelante una consulta popular para presentar un proyecto de ley que tiene como objetivo restablecer la universalidad de las Asignaciones Familiares, acabando con la discriminación actual por rangos y topes salariales, e igualando trabajadores activos y beneficiarios del Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones.

Más allá del aumento que anunció la Presidenta, necesitamos que la actualización de las Asignaciones Familiares se realice de forma automática teniendo como pauta la recaudación y el índice promedio de aumento salarial, para que no quede atado al capricho o al humor del gobierno de turno y vuelva a ser un derecho consagrado por los trabajadores. Nuestro objetivo es implementar un mecanismo similar al sancionado por ley del Congreso Nacional respecto de la movilidad jubilatoria.

No podemos dejar que los derechos obtenidos a través de la lucha histórica de los trabajadores, sean quitados por el aumento de precios. Menos aún cuando estos derechos corresponden a las futuras generaciones.

LOS ÚNICOS PRIVILEGIADOS DEBEN SER LOS NIÑOS