A 58 años del Fallecimiento de la Mujer del Bicentenario

26 julio, 2010 at 17:04

Se cumple un nuevo aniversario del paso a la inmortalidad de nuestra querida EVITA, la mujer que marco a fuego la vida política de nuestro país. Mucho se ha escrito acerca de esa mujer excepcional, tratando de explicar el enorme cariño que ha despertado en su pueblo trabajador. Quizás la clave de la pasión que perdurará por siempre en la memoria de los argentinos, se encuentre en ese cariño maternal, en esa defensa a muerte de los intereses de los “descamisados”. Eso explica el amor con que su pueblo la sigue recordando, poniéndole su nombre a sus hijas, prendiéndoles velas a sus fotos o agradeciéndole todavía esa casa, ese trabajo, o esa maquina de coser que aún funciona y se atesora solamente, porque es un regalo de la Fundación Eva Perón.

Pero no era caridad lo que ella realizaba, sino JUSTICIA. Su procedencia popular la había llevado a conocer en carne propia cuales eran las postergaciones y humillaciones de los pobres. Su conciencia nacional le permitió vislumbrar con lucidez, que esas vejaciones tenían un claro culpable: la oligarquía siempre presente en nuestra historia. “nosotros no nos vamos a dejar aplastar jamás por la bota oligárquica y traidora de los vende patrias que han explotado a la clase trabajadora”. Sabía también que los sectores privilegiados nada iban a ceder, porque ya habían dado muestras de lo poco que le importaba el hambre de un pueblo. Tenía en claro cual era la única manera de enfrentar el odio irracional oligarca: con fanatismo y la organización de los trabajadores. Nos enseño que la distribución de la riqueza no se logra con buenos modales, sino con convicción y lucha e inmortalizo una Ley popular al decirnos “donde hay una necesidad, hay un derecho”. Ni una sola vez se cansó de decirlo y de manifestar su fe ciega en el más grande realizador de los destinos de la patria, que es el pueblo trabajador. A su lado el general Perón le daba lo que necesitaba, y juntos transformaron la Argentina en un ejemplo para el mundo entero. Juntos supieron transformar lo que nadie creía que se podía cambiar. Juntos le dieron al Movimiento Obrero una guía y un proyecto que contenga a todo nuestro pueblo.

Sabemos que para lograr dicho fin, necesitaremos de las convicciones y el fanatismo con que en su corta vida, Evita ilumino los destinos de nuestra patria y nosotros le agregaremos la obsesión necesaria que radica en la fuerza de los trabajadores.

A 56 años de su partida, queremos rendirle nuestro homenaje a la abanderada de los humildes. En su memoria, día a día nos comprometemos con la realidad de los que menos tienen a través de nuestra militancia. Desde la Juventud Sindical estamos convencidos que el único homenaje posible, no esta en una ofrenda floral o bonitas declaraciones en algún mitin, sino en la lucha irrenunciable por la real y definitiva instauración de la soberanía política, la independencia económica y la Justicia Social en nuestra patria. Siempre te recordaremos EVITA, como nuestra eterna abanderada.

“Confieso que tengo una ambición, una sola y gran ambición personal: quisiera que el nombre de Evita figurase alguna vez en la historia de mi patria. Y me sentiría debidamente, sobradamente compensada si la nota terminase de esta manera: De aquella mujer sólo sabemos que el pueblo la llamaba, cariñosamente, Evita”.

JUVENTUD SINDICAL.

Imagen: Nota publicada en el Diario crónica el 26 de Julio de 2010