A 38 años del terrorismo de estado: Memoria, Verdad y Justicia

23 marzo, 2014 at 13:16

En este nuevo aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 queremos hacer nuestro homenaje a los compañeros trabajadores que fueron víctimas de la dictadura cívico-militar. El terrorismo de estado que vivió nuestro país entre el 76 y el 83 fue un plan sistemático de desaparición forzada de personas, secuestro, tortura y robo de bebes, que buscaba acallar y disciplinar a los argentinos a través del terror. En esos años fueron varios los países suramericanos que enfrentaron sangrientas dictaduras, en el marco del Plan Condor, para instalar un modelo financiero neoliberal.

Las muertes y las desapariciones no eran el objetivo final sino que sirvieron como medio para instalar en nuestro país un modelo económico contrario al que se había instaurado durante el peronismo a partir del 17 de octubre de 1945. La dictadura buscaba romper con el modelo de sustitución de importaciones con justicia social y generación de empleo que se había vivido con intensidad durante los gobiernos de Juan Domingo Perón. Se intentó pasar de una sociedad articulada en torno al trabajo, a otra basada en la especulación financiera en beneficio de unos pocos. Para eso la dictadura encabezada por Videla, Massera, Agosti, Viola y Galtieri debía terminar con el protagonismo de los trabajadores y las organizaciones gremiales. Se intervinieron los sindicatos y la CGT, mientras perseguían y desaparecían a comisiones internas de fábricas con la complicidad de muchos empresarios (como quedó demostrado en el juicio por la desaparición de Carlos Moreno, abogado de trabajadores de Loma Negra). Ellos infundían el miedo y Martínez de Hoz aplicaba la política económica que “castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada” como lo escribió Rodolfo Walsh en su carta la Junta Militar. De esta forma se explica que más del 60% de los desaparecidos hayan sido trabajadores.

Pero así como el movimiento obrero y las organizaciones sindicales fueron el principal blanco del terrorismo de estado también se convirtió en el principal foco de resistencia junto con las Madres de Plaza de Mayo que marchaban a la Plaza para exigir la aparición con vida de sus hijos. El 27 de abril de 1979 los sindicatos salen a la calle a defender la democracia. Llevan adelante una huelga general con alto acatamiento y muchos dirigentes gremiales son encarcelados. A partir de ese momento se profundizan los planes de lucha y el 30 de marzo de 1982 la CGT con Saúl Ubaldini al frente encabeza la multitudinaria movilización bajo la consigna “Paz, Pan y Trabajo” que es brutalmente reprimida. Se acercaba el fin de la dictadura, aunque la impunidad y el plan económico continuarían durante varios años más.

En la actualidad y luego de una intensa lucha de los organismos de derechos humanos, de nuestras Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, de HIJOS, entre otros, los argentinos podemos celebrar la condena a más de 530 represores por delitos de lesa humanidad en el marco de un genocidio. Asimismo se ha restituido la identidad de 110 nietos apropiados durante la dictadura que hoy conocen su verdadera identidad, aunque todavía resta encontrar cerca de 400 personas cuyas identidades fueron robadas por los represores. Es fundamental que todos los argentinos nos comprometamos con esta lucha y en cada acción defendamos y fortalezcamos la democracia.

La Juventud Sindical junto a la CGT Regional Zona Norte realizará mañana a las 11 hs un homenaje a los desaparecidos de la zona norte del conurbano bonaerense y descubriremos en la Plaza Latinoamérica de Tigre un monumento con los nombres de todas las víctimas del terrorismo de estado. En estos nombres no sólo queremos homenajear a estas víctimas, sino a todos los argentinos que lucharon por la democracia y por un país más justo y equitativo en donde todos los argentinos puedan vivir con dignidad.

30.000 COMPAÑEROS-DESAPARECIDOS, PRESENTES!

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

24 de marzo web final