11 de marzo: Día Peronista

11 marzo, 2013 at 17:48

Para los peronistas el 11 de marzo no es una fecha más o una de las tantas efemérides que se pueden recordar. Un 11 de marzo no sólo con la fórmula presidencial Héctor Cámpora – Vicente Solano Lima tras 18 años de proscripción el peronismo vuelve a gobernar en Argentina bajo el liderazgo del General Perón, sino que también se sanciona la Constitución justicialista de 1949.

campora

El 11 de marzo de 1973 el peronismo encuadrado en el Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) se impone por casi el 50% de los votos frente a la UCR que postuló a Ricardo Balbín. Así concluía una etapa trágica de nuestro país iniciada con el golpe de Estado a Juan Domingo Perón en 1955. Desde el exilio el General le demostró a Lanusse que sí le daba el cuero y retornó a su país aguardado por una masa expectante y ansiosa. Debido a la imposibilidad de presentarse por la “cláusula de residencia” impuesta por Lanusse, Perón establece que sea Cámpora su candidato y nace la consigna “Cámpora al Gobierno, Perón al Poder”. Ya en el gobierno Cámpora llama nuevamente a elecciones y ahora sí es electo por más del 60% el General Perón. Nuestro pueblo de esta forma corona el triunfo de la Resistencia Peronista que tuvo a los trabajadores como protagonistas.

constitucion 1949

En cuanto a la Constitución del ’49, sancionada también un 11 de marzo, ha sido olvidada por todos salvo por los peronistas, tras ser derogada por una proclama del dictador Pedro Eugenio Aramburu. Los profundos cambios que se habían gestado en nuestro país a partir de 1943 se institucionalizaron en una de las primeras constituciones sociales del mundo envidiada por muchos países por los avanzados postulados que establecía. Instituyó “con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general y la cultura nacional, y asegurar los beneficios de la libertad” y “constituir una Nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana” la función social de la propiedad, que “el capital debe estar al servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el bienestar social” y que “la organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social”. Asimismo establece el derecho a la vivienda digna, la salud, la seguridad social, la educación y la ancianidad. Pasaron 64 años desde la sanción de aquella Carta Magna hecha a medida de nuestro pueblo y que en lo formal plasmaba los cambios producidos por la Revolución Justicialista.