‎21 de diciembre de 2010 – Ni olvido, ni perdón –

23 diciembre, 2010 at 14:32

16 represores fueron declarados culpables en el día de ayer en los tribunales de Comodoro Py y otros 3 oficiales de las Fuerzas Armadas fueron condenados en Mar del Plata por delitos de Lesa Humanidad. Esto se suma a las sentencias que se sabrán hoy miércoles 22 en Córdoba, en donde se encuentran entre acusados los genocidas Luciano …Benjamin Menéndez y Jorge Rafael Videla.

Para vivir esta histórica jornada la Juventud Sindical se movilizó a los tribunales de Retiro al festival organizado por HIJOS y organismos de DDHH para escuchar las sentencias. En medio de una multitud de gente, hicimos notar nuestra presencia con banderas y bombos. Los jóvenes trabajadores somos conscientes de que el proceso iniciado el 24 de marzo de 1976, apuntó a desarmar la matriz productiva industrial sustentada en el mercado interno, que en nuestro país había reforzado el peronismo. Solo mediante el terror podían debilitar a la clase trabajadora asentada sobre una economía desarrollada y diversificada.

En base al trabajo de madres, abuelas, familiares y miles de argentinos que han mantenido con vida a nuestra memoria, es que el 25 de mayo del 2003 se abrió en nuestro país un camino de fortalecimiento de nuestra democracia, donde una de sus banderas principales han sido los derechos humanos. Por eso nuestra presencia, que no hace más que demostrar nuestra identidad como trabajadores y como enemigos de ese modelo que nos llevo a los 90 y de la que el movimiento obrero fue la víctima principal. Trabajadores eran el 60% de los compañeros desaparecidos y trabajadores eran los desocupados que pagaron las consecuencias de las democracias impuesta por las corporaciones. Mantener viva la memoria de las miles de victimas de la dictadura, es pelear por la vuelta de una patria justa, libre y soberana. Por eso no nos vamos a cansar de exigir justicia.

Ni olvido, ni perdón. Porque los pueblos que olvidan su historia, corren el riesgo de volver a repetir los errores del pasado. Esta Juventud Sindical no está dispuesta a retrocedes un solo paso en el camino hacia la Justicia Social que garantice que los únicos privilegiados de nuestro país, vuelvan a ser los niños.